Reportaje de Emma Uber sobre el Sevilla FC

Carlos Pulido y su hija, Lucía, asisten al partido de Sevilla Fútbol Club contra Real Club Deportiu Espanyol de Barcelona en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán el 4 de mayo. Emma Uber.

“El deporte rey”: En España, el poder del fútbol se extiende más allá del campo

Un partido dura 90 minutos, pero la comunidad y la cultura construida alrededor del juego en España perdura generaciones

 Emma Uber | Sevilla

Mario Pulido tiene un año. No puede hablar. No sabe leer. Acaba de aprender a caminar el mes pasado. Sin embargo, desde que tenía siete meses, ya ha podido responder a una pregunta.

“¿Mario, dónde está Sevilla?»

En respuesta, el pequeño niño de ojos azules y pelo rubio levanta su dedo minúsculo para apuntar a su pecho, donde la cresta del Sevilla Fútbol Club está bordada en hilo rojo en su pijama de mono blanco. Emocionado con su respuesta, el padre de Mario, Carlos Pulido, levanta a su joven hijo en su regazo y canta “Se-vill-a, Se-vill-a”, usando las pequeñas manos de Mario para aplaudir junto con el ritmo.

Para muchos españoles, el fútbol es tan natural como caminar, hablar o leer. El deporte es una parte inherente en la vida en España.

Los números muestran cuánto tiempo, atención y dinero invierten los españoles en fútbol. LaLiga, la liga española de fútbol, tuvo un promedio de 301.000 espectadores por partido transmitido en la temporada 2021-2022, según el grupo de consultoría de medios Geca. Además, LaLiga generó unos ingresos estimados de 1,6 millones de euros durante la temporada 2021-2022, según Statista. En lo que va de la temporada 2022-2023, la asistencia media al estadio de un partido de LaLiga ha sido de 28.979 espectadores.

“En España, el fútbol es el principal deporte que hay», explicó Pulido. “De hecho, en España se le llama al fútbol ‘el deporte rey’”.

“En España se le llama al fútbol ‘el deporte rey’”

Así como el fútbol es una parte integral de la identidad nacional de España, el fútbol es un aspecto clave de la identidad personal de Pulido.

Como tantos otros españoles, creció con el deporte. Cuando reflexiona sobre algunas de sus experiencias más especiales, piensa en el fútbol.

“Desde que tengo recuerdo, desde que tengo memoria, siempre lo he practicado y me lo he pasado muy bien practicando el fútbol”, dijo Pulido. “Me pareció muy interesante la formación que recibí y siempre, siempre me ha gustado y siempre he estado unido al fútbol de una manera o de otra”.

Siendo sevilla, Pulido se siente afortunado de vivir en la época dorada del Sevilla FC. Ha viajado por toda Europa para asistir a los partidos de Sevilla y ha asistido a los seis campeonatos de la UEFA Europa League que el Sevilla FC ha ganado, más que cualquier otro club de fútbol. Sin embargo, ninguno de estos juegos de campeonato son el recuerdo favorito de Pulido.

En lugar de eso, Pulido recuerda la primera vez que el Sevilla FC llegó a la primera semifinal de su vida, en 2005. Se ríe mientras recuerda rogar a su jefe que le dé el día libre para viajar a Alemania con sus amigos y compañeros pasados de equipo, pensando que esta podría ser la única vez en toda su vida que Sevilla juega en un partido de semifinales. Sevilla ganó el campeonato ese años y 5 veces más – pero todavía el recuerdo favorito de Pulido es ese primer fin de semana de semifinales en Alemania con sus amigos.

Con el tiempo, Pulido desarrolló su pasión por el fútbol en una profesión

“Siempre ha sido mi deporte favorito” dijo Pulido. “Lo he practicado mucho desde chico. Lo practiqué mucho en el colegio. Después con los amigos, formamos un equipo de todos los amigos para competir. Y después, de mayor, me formé durante tres años para ser Entrenador Nacional. Entrenador Nacional es la máxima categoría que hay en España para ser entrenador.”

Con el título de Entrenador Nacional, Pulido pudo entrenar en la Primera División. Entrenó en dos clubes de fútbol antes de ganarse el trabajo de sus sueños: entrenador del Sevilla FC. Después de años viajando para ver un equipo que tanto significó para él y su comunidad, Pulido se fue a trabajar todos los días durante cuatro años para entrenar a los “escalafones inferiores” del Sevilla FC. Entonces, Pulido renunció.

En realidad, recibió un ascenso. Después del nacimiento de Mario, renunció a su trabajo soñado como entrenador del Sevilla Fútbol Club para centrarse en ser padre.

Ahora, como profesor y padre, sigue entrenando, solo que de una manera diferente — entrenando a la nueva generación para amar y apreciar la belleza de la comunidad del fútbol español.

“El fútbol me ha hecho una mejor persona”

“El fútbol me ha hecho una mejor persona», declaró Pulido. “He formado amistades, viajado a nuevas partes del mundo, intercambiado ideas con gente de otro equipo. A veces, mi parte favorita del fútbol no es el partido, sino el antes y después cuando veo a todos reunirse para comer o beber cerveza juntos. Esto es lo que quiero enseñar a mis hijos: comunidad”.

Como aficionado al fútbol, Pulido reconoce que la comunidad española de fútbol puede ser tóxica. Le encanta el fanatismo que tienen los aficionados al fútbol español, pero siempre ha sabido que ser una buena persona y pasar tiempo con su familiar es más importante para él que el fútbol. Desafortunadamente, no todos tienen las mismas prioridades.

“Yo siempre he dicho una cosa, y es que el fútbol, al ser el deporte más importante que hay en España, tiene una parte buena y una parte mala”

“Yo siempre he dicho una cosa, y es que el fútbol, al ser el deporte más importante que hay en España, tiene una parte buena y una parte mala,” dijo Pulido. “La parte buena es que hay mucha afición. Pero hay tanta afición, hay mucha gente violenta en el fútbol, mucha gente que se toma el fútbol demasiado en serio cuando el fútbol no le aparta nada. El fútbol no es más importante que su vida profesional o familiar. Debería ser un hobby, no algo que te lo tomes tan a pecho”.

Los fanáticos del fútbol, a menudo llamados “ultras”, son responsables de la atmósfera increíblemente enérgica en muchos estadios de fútbol españoles, ya que lideran a la multitud en canciones y animan en voz alta. Pero, los “ultras” también han sido responsables de actos de violencia y racismo en el nombre del fútbol. El grupo de ultras del Sevilla FC se llama Biris Norte, y se describen a sí mismos como un grupo anti-racista e izquierdista. Se sitúan habitualmente en la grada del Gol Norte del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán durante los partidos del Sevilla, ondeando bandera y vitoreando en voz alta, pero normalmente sin causar ningún tipo de violencia.

Clubes de fútbol como el Atlético de Madrid tienen grupos de “ultras” más problemáticos y de extrema derecha. Por ejemplo, los aficionados de Atlético de Madrid han cometido repetidamente actos de racismo contra el jugador del Real Madrid Vinicius Junior. Colgaron una muñeca de mono con la camiseta de Vinicius de un puente antes de un partido entre el Atlético de Madrid y Real Madrid. Además, una pelea en el estadio Atlético de Madrid en 2014 resultó en la muerte de un aficionado. Durante la Copa del Mundo más reciente, los “ultras” españoles dijeron que necesitaban “proteger las calles” de los aficionados de Marruecos, y algunos políticos de extrema derecha alentaron al acoso de los marroquíes en España.

El 4 de mayo, Pulido y su hija Lucía, de 8 años, se sentaron en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, viendo el partido del Sevilla FC contra el Real Club Deportiu Espanyol de Barcelona. El ambiente del estadio era eléctrico, por lo que el Sevilla necesitaba vencer al Espanyol y avanzar en la clasificación de LaLiga después de sufrir un comienzo de temporada inusualmente malo. De alguna manera, el estadio se hizo aún más ruidoso durante el minuto 16th del partido, cuando una ronda de atronadores aplausos se levantó desde el Biris Norte sentado detrás de Gol Norte. Pronto, todos alrededor del estadio comenzaron a pararse y unirse a los aplausos. Lucía miró a su padre cuestionadamente.

El Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán tiene un homenaje al fallecido jugador del Sevilla FC Antonio Puerta.

«¿Por qué aplauden, papá? Nadie marcó un gol».

Aplaudir en el minuto 16 del partido es una forma de honrar al jugador del Sevilla Antonio Puerta, quien murió en 2007 después de sufrir un paro cardiorrespiratorio mientras jugaba un partido. Nacido en el barrio de Nervión, Puerta creció cerca del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán y soñó con jugar allí algún día. Comenzando como jugador de los escalafones inferiores del Sevilla FC, los mismos equipos que Pulido entrenó más tarde, Puerta trabajó hasta que obtuvo un lugar en el equipo de Primera División del Sevilla FC.

Pasó toda su carrera fútbol en el Sevilla FC, llevando con orgullo el número 16. Ahora, la comunidad en la que creció celebra su memoria con aplausos durante los 16th minutos de cada partido en casa. Su rostro y nombre decoran el costado del estadio, iluminando el barrio en el que creció.

Los aplausos se desvanecieron en los bulliciosos gritos regulares de los aficionados hasta el minuto 21 del partido, donde comenzó otra ronda de aplausos entre los “ultras”. Pulido explicó a Lucía que el aplauso estaba en memoria de un ex jugador del Espanyol, Dani Jarque, que llevaba el número 21 antes de su trágica muerte. Incluso mientras jugaban contra su equipo, los aficionados del Sevilla olvidaron la rivalidad y simpatizaron con la pérdida de los aficionados del Espanyol. Pulido dijo que el Espanyol siempre recuerda aplaudir en memoria de Puerta cuando el Sevilla FC juega en el estadio Espanya en Barcelona.

Sí, es un juego. Pero es mucho más que un juego

Esta muestra mutua de respeto y humanidad durante un evento competitivo simbolizaba las complejidades del fútbol. Sí, es un juego. Pero es mucho más que un juego.

En definitiva, el fútbol es un microcosmos de la cultura española. Hay triunfo y hay tragedia, hay política y hay controversia, hay alegría y hay tristeza. De esta manera, se puede aprender mucho de la cultura del fanatismo futbolístico español. Carlos Pulido renunció a su trabajo como entrenador, pero no sacrificó su trabajo en la comunidad futbolística. En cambio, tiene un nuevo papel en el fútbol: Enseñar a sus hijos sobre el legado del Sevilla FC y del sevillismo.

Carlos y Lucía Pulido salen al partido del Sevilla FC el 4 de mayo vistiendo sus camisetas del Sevilla FC. Emma Uber.